El paper “Computer Machinery and Intelligence” de A. M. Turing (1950) explora la posibilidad de que las máquinas imiten la inteligencia humana, proponiendo un test que lleva el nombre del autor.